Cataluña

Costa Brava. Primer encuentro con el mar en primavera 2017

cadaques-costa-bravaYa desde las fechas primaverales en la que se disfruta de las vacaciones de Semana Santa, los viajeros que esperan con ansiedad que tras el invierno lleguen los ansiados días de sol y mar pueden encontrar en toda la franja costera que se extiende desde Girona, desde la frontera con Francia, hasta la desembocadura del río La Tordera, en la provincia de Barcelona, con un total de 214 kms. la muy conocida Costa Brava, punto de encuentro anual de millones de turistas llegados de todo el mundo.

Hasta la llegada de los primeros turistas allá por los años treinta, lo que hoy se denomina Costa Brava estaba formada por pueblos pequeños de agricultores y pescadores, que agasajaban a los recién llegados en sus propias casas tradicionales, conviviendo con ellos durante toda su estancia en el lugar. La belleza de esta región atrajo en esos tiempos a relevantes escritores y artistas como Dalí, Picasso, Marc Chagall y Rusiñol, entre otros. Hubo que esperar hasta principio de los años sesenta para que se diera un gran desarrollo urbanístico en todas las localidades que contaban con playas de arena, como Lloret de Mar y Tossa de Mar. Sin embargo, otras localidades y algunas playas más abruptas siguieron conservando su esencia tradicional rural.

Publicidad

El nombre de Costa Brava le viene dado por el áspero paisaje que encontraremos en muchos puntos de esta costa, en la que las olas rompen con fuerza contra las rocas y proliferan las calas escondidas y los acantilados abruptos. Incluso existen zonas a las que solo podremos acceder por caminos costeros o por mar.

En nuestra escapada a la Costa Brava durante la próxima Semana Santa tendremos ocasión de realizar diferentes rutas, a cual más interesante, en función de nuestras preferencias. De todas formas, existen lugares que inevitablemente debemos conocer debido a su interés, como sería el caso de Cadaqués, un pequeño pueblo de pescadores que se halla situado a tan solo 32 kilómetros de la frontera francesa. Este pueblo cuenta con un encantador puerto pesquero, además de haber sido residencia de Salvador Dalí y de Gala, cuya casa podemos visitar aún.

Podemos continuar la ruta acercándonos hasta Figueres, a 38 kilómetros de Cadaqués, y conocer el Teatro-Museo Dalí, un interesante recorrido por el mundo del surrealismo que nos impresionará. De la misma forma, y siguiendo con Dalí, al norte de Tossa de Mar y a solo 50 kilómetros de Figueres, hallaremos el Castillo Gala-Dalí de Púbol, última residencia del artista tras la muerte de su musa Gala. Se trata de un castillo  del siglo XI reformado totalmente por el pintor, salvo la fachada y en el que se encuentran depositados tanto pinturas como objetos personales realmente curiosos.

Si pretendemos realizar una ruta más relacionada con la historia y el pasado de estas tierras, debemos tomar nota para dedicar alguno de los días de estancia para visitar el Poblado Ibérico de Puig de Castellet en Lloret de Mar, la Ciudad Ibérica de Ullastret y el yacimiento griego y romano de Ampurias, muy bien conservado y bastante visitado.

Si buscamos disfrutar de unos días de sol, mar, buena gastronomía y paseos y excursiones culturales tanto con amigos como en familia, unas tranquilas vacaciones de Semana Santa en la Costa Brava tienen el éxito asegurado.

Fotos: http://www.flickr.com/photos/shht/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*